Buscar

¿Por qué debemos ser sensibles a las necesidades de los demás?



Para las personas que dirigen un grupo se tienen que enfrentar a diferentes situaciones, entre estas lidiar con las diferentes personalidades y formas de expresión de sus colaboradores y compañeros de trabajo. Es por eso que ser un Líder Emocional es una característica que cualquier persona, incluso sin ser líder dentro de un equipo, debería desarrollar.


Es fundamental entender que antes de ser miembros de un equipo, trabajadores de una empresa, líderes en algún proyecto somos seres humanos, que sentimos, pensamos y existimos y por eso estamos dentro de un entorno cambiante cuyos altos y bajos pueden repercutir en nuestra forma de actuar y de desempeñarnos. Estas son algunas cosas en las que el Liderazgo Emocional puede intervenir, siempre y cuando todos estos cambios en la persona afecten el desempeño de la misma o los resultados de sus labores.


Un buen líder siempre está ahí para sacar lo mejor de su equipo y ser humanamente comprensivo con sus colaboradores puede reflejar los valores que tiene su líder y por ende todas las piezas claves que lo rodean, ya que es imprescindible que un líder transmita su esencia a las personas que lo van a acompañar a materializar las metas de una empresa.





Así pues, nos surge curiosidad si somos o hemos sido líderes emocionales en algún momento y para descubrir esto solo basta con evaluar nuestro desempeño siendo la voz de un equipo y haciéndote las siguientes preguntas.


¿Eres o has sido autoritario/a?... Antes de ser un líder que da órdenes y quién da la última palabra, debes ser una persona que inspira y que esa misma inspiración lleve a los demás a seguir tus pasos.

¿Tomas decisiones solo/a o en compañía de tu equipo?... Un Líder Emocional se caracteriza por la capacidad de escucha. Como líder es muy importante que tomes en cuenta las opiniones de tu equipo, que al final pueden ser un gran aporte para lograr resultados.


Así mismo puedes relacionar tu desempeño con diferentes características que posea un Líder Emocional, tales como la empatía que genera en su equipo para realizar el trabajo con motivación, o el optimismo con el que realiza las actividades… Recuerda que mejorar el liderazgo no es difícil, es cuestión de estudiar bien tu empresa, tu entorno, tu equipo y tener claro los objetivos a perseguir.





2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo